viernes, 3 de marzo de 2017

Critica del Filme Peruano "BUSCANDO A NIRVANA

 ¿"Buscando Nirvana"?... ¡No! ¡Buscándole el CHISTE!!!

Resultado de imagen para Buscando a Nirvana filmeEscrita por: Diego Mezarina.

Sin duda, los tiempos han cambiado. Si de films con temática juvenil se trata, recuerdo que mi generación tuvo a la mano la excelente propuesta del mexicano Alfonso Cuarón "Y tú mamá también" (2001), con una impactante Maribel Verdú y el jocoso tándem García Bernal - Luna.
Años antes destacó también la irreverente "American Pie" (1999), que sin ser el pináculo del humor clásico, resultó efectiva en su función básica de entretener. Risas fáciles, para un público poco exigente. Hoy en día sin embargo, no hay mucho porque reír. Muy por el contrario, es la TRAGEDIA la que embarga nuestra cartelera local, cual plaga incurable... Endémica y letal. Una nefasta realidad, traducida en pseudo producciones esperpénticas, ajenas al buen gusto y a lo verdaderamente CREATIVO.

Este es el caso de "Buscando Nirvana". Una fallida comedia (?) disque estilo road movie (??), la cual DESENCANTA de principio a fin en base a chistes baratos (e ineficaces), actuaciones impostadas y una absoluta falta de fluidez en sus sosas e interminables secuencias.Pero, partamos del inicio. La presentación de los 3 protagonistas. Todos recién egresados de la universidad y en busca de aquella gran y épica aventura: La fiesta Nirvana. Aquella que habrá de cambiarles la vida.

Cada personaje carga sus propios demonios, vicios o inseguridades. No obstante, su endeble construcción y poco inspirada interpretación (nula dirección de actores) hacen imposible el establecer cualquier lazo de empatía hacia ellos. ¿Y cómo hacerlo?, es decir... Tenemos ante nosotros a un patético lorna, hijito de papá (Harmsen) con CERO CARISMA. Un pastrulo cliché (Atanasovski) con aires de místico. Y claro está, el infaltable pendejito chévere (Vergara), quien pese a su heroico esfuerzo, terminó sumergido en diálogos vulgares y acciones torpemente gratuitas.

Todo parte del GUIÓN, amigos. Si este no se sustenta en una idea sólida y una competente estructura, poco importarán los esfuerzos posteriores involucrados en su realización.En concreto, conceptos como espontaneidad o gracia son completamente ajenos a esta trama. No se ve el menor esfuerzo por parte del "guionista" en elaborar un verdadero relato. 

Más bien, lo que prevalece en "Nirvana" (además de lo vulgar) es un desidioso e insufrible compendio de hechos ridículos y poco inspirados. Una desesperada y compulsiva intención del escritor por arrancar una sonrisa en el público, aún a costa de su propia ética y dignidad dramatúrgica (si acaso alguna vez la tuvo).

Tal vez el director (Alex B. Wright), podría argumentar que "Nirvana" es una cinta meramente comercial, sin pretensiones artísticas per sé, y menos aún de índole festivalero.En eso último le daría la razón. El único CANNES que Alex y su "Nirvana" podrían conocer es al interior de una sucia perrera. Pero, ironías aparte, me es difícil aceptar que el concepto de lo COMERCIAL que manejan las grandes cadenas y distribuidoras, este vinculado a este deficiente producto. Uno en el cual tenemos a los 3 protagonistas exhibiéndose en calzoncillos durante buena parte del metraje (¿acaso los auspició Calvin Klein?).

Es decir... – "Calatéate, di un par de groserías, fúmate un troncho y la sala se va a llenar" –
¿Es en serio??... ¿Es así como subestiman a la audiencia peruana?

Para mí, la verdadera incógnita es descubrir como consiguieron la FINANCIACIÓN. ¿Quién pudo haber invertido en semejante mamarracho? ¿O es que ODEBRECHT tuvo algo que ver? (Nirvana sano y sagrado). Respecto a la inclusión de MILLET FIGUEROA, contra todo pronóstico, este resultó siendo el ÚNICO aspecto rescatable de la cinta (o en todo caso, lo menos criticable). Su presencia en sí, contribuye en otorgarle una mayor trascendencia y expectativa al viaje. Nuevas posibilidades de corte sugerente y picaresco asomaron por breves instantes, cual tabla de salvación para este condenado a muerte.

Pero... No. Del coma pasamos directamente a la inyección letal. Ya en un punto de la proyección, hubiera dado lo que sea por un 9 mm que acabase con mi sufrimiento.Millet, más allá de una decente interpretación de su parlamento (uno muy sencillo y básico por cierto) fue completamente DESPERDICIADA por el director. Ya al punto de lo absurdo y lo sospechoso (a buen entendedor).

Ósea... ¿No es Millet la chica sexy del film? ¿No debió acaso representar una permanente tentación, tanto para sus contrapartes como para la AUDIENCIA MASCULINA?.Suena morboso, lo sé. Pero solo me limito a señalar los hechos. El CINE es un NEGOCIO, ¿o no?... ¿No se trata aquí de captar a las grandes audiencias? ¿Reventar en taquilla?

¿O es que los PRODUCTORES, en su infinita sabiduría, consideran que el tener a Miguel Vergara meneando la pelvis y el trasero en 1er plano resulta más rentable?.Tal vez la definición de lo que es GRACIOSO ha cambiado drásticamente y yo ni me enteré.Tal vez el director y la producción consideraron que el breve discurso del entrañable Sr. Barriga o el forzado cameo de Randy C. Wright (Molotov) harían la diferencia.

Bueno pues... SE EQUIVOCARON. Así hubiesen RESUCITADO al mismísimo CHESPIRITO y el resto de La Vecindad, ni con eso se hubiera podido enmendar este colosal desastre llamado Nirvana.Hay que ver todavía como responde el público a esta muy deficiente propuesta. No obstante, considero que el boca a boca de los primeros (y únicos asistentes) terminará por dilapidar cualquier utópica e ingenua pretensión de los involucrados.

Concluyo como empecé: "Buscando Nirvana"???... - ¡No! -
Buscando el CHISTE... la TRAMA... el SENTIDO. O en último caso, "Buscando al director"... Para LINCHARLO (en sentido figurado, claro).

Como diría mi tio Melcocha... ¡NO LA VEAN! (en serio).

Eso sería todo, amigos. Prometo menos bilis para la próxima (a menos que tenga que ver otra cinta local).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada